Se publica la Guía de la madera de las especies forestales de Cataluña

Octubre 2015, Portada

 

 

La Guía de la madera de las especies forestales de Cataluña nace con el objetivo de difundir las características tecnológicas de la madera de las principales especies madereras de Cataluña para facilitar la búsqueda de nuevas aplicaciones.

La guía contiene 16 fichas técnicas de 16 especies (7 frondosas, 7 pinos, abeto blanco, abeto Douglas). Incluye 11 de las 14 especies más comunes en Cataluña, todas las especies madereras catalanas más relevantes.

 

 

 

Cada ficha incluye la nomenclatura científica y común, ocho propiedades básicas y distribución, tres propiedades estructurales, cinco propiedades tecnológicas, 10 normas UNE y UNE-EN, y 116 aplicaciones diferentes.

La publicación permite conocer las características básicas de los tipos de madera más comunes en el país. Los datos son especialmente relevantes porque con anterioridad no era posible trabajar con datos propios, ya que siempre se trabajaba con datos de otras regiones. Proporciona datos básicos abiertos al sector sobre los que trabajar permitiendo optimizar sus procesos productivos.

Determinar las propiedades de la madera de procedencia catalana permite acercarse al nivel tecnológico de otras maderas de todo con las que compiten en el mercado.

La Guía ha sido promovida y financiada por el DARP, y redactada por el Instituto Catalán de la Madera.

Desde este enlace, se puede descargar y consultar la guía

Se presentan en la Garrotxa los trabajos realizados para mejorar y recuperar los tejos y las tejedas del noreste peninsular

Destacados, Octubre 2015

 

A principios de este mes se han presentado en La Fageda los trabajos realizados en la comarca de la Garrotxa en el marco del proyecto Life + Taxus (LIFE11 NAT/ES/711). El proyecto tiene por objetivo principal la mejora del estado de conservación de los tejos y las tejedas en el noreste de la Península Ibérica, y está financiado  a través del Programa Life+ de la Unión Europea.

Los trabajos de restauración ecológica de las tejedas de la Garrotxa han sido realizados por el grupo de trabajadores de jardinería de la Fageda Fundación, especializados en trabajos forestales. Esto supone la cooperación entre un proyecto de la Unión Europea, un centro de investigación (el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña-CTFC), y una cooperativa de reinserción laboral para personas con discapacidad.

El proyecto Life+ Taxus comenzó en noviembre de 2012, y está previsto que finalice en noviembre de 2016. Son socios del proyecto el CTFC (coordinador del proyecto), el Paratge Natural d’Interès Nacional de Poblet, el Consorci de la Serra de Llaberia y el Ajuntamiento de Rasquera. Se cuenta con la colaboración del Consorci de l’Alta Garrotxa, el Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació, y el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya.

El objetivo general del proyecto Life TAXUS es contribuir de forma significativa a la conservación de las tejedas (Taxus baccata) en Cataluña. Las tejedas son un hábitat prioritario de conservación en la UE (9580* Bosques mediterráneos de Taxus baccata). Los bosques de tejo están en declive en los ambientes mediterráneos por la falta de regeneración por el intenso ramoneo de los tejos juveniles y falta de fructificación, la competencia interespecífica por la luz y el agua con especies leñosas más competitivas, aislamiento genético, incendios forestales y falta de sensibilización. Estos problemas pueden verse agravados por el cambio climático.

El proyecto Life +TAXUS se desarrolla en los principales espacios ZEC de la red Natura 2000 de Cataluña con tejedas, Alta Garrotxa-Massís de les Salines, Bosc de Poblet-Muntanyes de Prades, Serra de Llaberia y Serra de Cardó-El Boix. Estos espacios se complementan con Serra del Montsec, Ribera Salada y Montserrat-Roques Blanques y Ports de Tortosa (Sistema Prelitoral Meridional).

La investigación y la innovación forestal, eje de la jornada celebrada en Girona, Ciudad Forestal 2015

Noticias de Interés, Octubre 2015

En el marco de la celebración de Girona, Ciudad Forestal 2015, la ciudad acogió el día 26 de octubre la VI edición de las jornadas de Transferencia e Innovación Forestal, en la sala de grados de la facultad de Letras de la Universidad de Girona.

Entre las presentaciones, destacaron los temas vinculados a la promoción de la biomasa, la madera, el corcho y los recursos micológicos; la conservación y gestión de los alcornoques y del tejo, los planes de ordenación de recursos forestales, la gestión en temas relacionados con los incendios, y la conservación del urogallo. Centrados en Girona, se ha presentado el programa de la biomasa forestal de la ciudad, y la gestión forestal de la capital.

Las ponencias corrieron a cargo de técnicos e investigadores del CTFC y de las diferentes entidades y administraciones catalanas que lideran la investigación y la innovación en el sector forestal. En este sentido, junto a centros de investigación como el CTFC y el CREAF, también presentaron resultados de sus proyectos del Instituto Catalán del Corcho, el Ayuntamiento de Girona, las Diputaciones de Girona y Barcelona, ​​la Universidad de Lleida, el Consorcio Forestal de Cataluña, el Centro de la Propiedad Forestal y el propio Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

La inauguración de la sexta edición de las jornadas corrió a cargo del concejal del Ayuntamiento de Girona, Carles Ribas, del decano de la Facultad de Letras de la Universidad de Girona, Josep Gordi, y del director general de Montes del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Antoni Trasobares. La jornada estuvo organizada por el CTFC, el Ayuntamiento de Girona y el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, con la colaboración de la Universidad de Girona.

Girona, Ciudad Forestal Catalana 2015

Girona fue nombrada el año pasado Ciudad Forestal por su importancia y relevancia en el sector forestal. La demarcación de Girona tiene un 20% de la superficie forestal de Cataluña, con el 90% de la producción total de corcho, un 40% de la producción de madera y un 55% de la producción de leña de Cataluña. También se concentra la mitad de la producción de biomasa y un 80% de la producción de chopo.

El 60% de las empresas forestales (sin tener en cuenta las industrias de la madera) y un 42% del total de la mano de obra catalana que trabaja en el sector maderero es de esta demarcación.

La próxima edición de la Jornada se celebrará en Gandesa, que será distinguida como Ciudad Forestal 2016

Mejorar la toma de decisiones para la conservación de la biodiversidad en ambientes propensos a incendios

Entrevista, Octubre 2015

 

Luke Kelly es un investigador postdoctoral de Victoria (Australia). Trabaja en el grupo de Applied Ecology Group de la Universidad de Melbourne y el Australian Research Council Centre of Excellence for Environmental Decisions.

Durante los próximos dos años estará trabajando desde el CTFC.

 

 

 

¿En qué aspectos de la toma de decisiones ambientales trabajas?

Soy un ecólogo cuantitativo apasionado por contribuir a la solución de problemas globales de conservación. En términos generales, mi investigación se centra en la ecología espacial, conservación de la biodiversidad y la toma de decisiones ambientales. Estoy especialmente interesado en la modelización de la distribución de las especies y en la cuantificación de las respuestas de la biodiversidad al fuego, la fragmentación del hábitat y los cambios en las condiciones climáticas. Mi trabajo incluye una combinación de experimentos de campo, desarrollo de modelos ecológicos y asistencia a agentes locales en la planificación de fuegos prescritos. Acabo de comenzar un contrato de investigación en la Universidad de Melbourne, CTFC y CREAF sobre la modelización de cambios en la biodiversidad en paisajes propensos a incendios forestales en Australia y Cataluña.

¿Crees que España y Australia se enfrentan a problemas ambientales similares?

El control y manejo de los incendios forestales para reducir el riesgo de pérdidas económicas y humanas, así como el mantenimiento de la biodiversidad global es uno de los mayores retos ambientales en ecosistemas mediterráneos a escala global. La comparación de España y Australia es en este aspecto es bastante relevante debido a las similitudes en clima, vegetación y regímenes de incendios. En ambos países la recurrencia de incendios se ha visto modificada por cambios en los usos del suelo y el clima –incluyendo temperaturas más extremas-. Estos cambios en el régimen de incendios pueden tener consecuencias negativas sobre la biodiversidad. Por tanto, en ambos países nos enfrentamos a amenazas similares. Sin embargo, hay diferencias importantes también tales como el abandono rural y el incremento de la cobertura de bosques en Cataluña, que nos ayudarán a incrementar la transferibilidad de la ciencia que desarrollemos.

¿Cómo pueden ayudar la ecología especial y la toma de decisiones ambientales?

Una de las razones por las que la investigación y manejo de incendios en complejo es porque normalmente utilizamos información sobre la efectividad y el coste de las diferentes opciones de manejo, como la flora y fauna responden a incendios y la probabilidad de incendios futuros está sujeta a incertidumbres y errores. Por ejemplo, una pregunta clave es: ¿cómo deberíamos invertir los recursos limitados disponibles para la lucha contra incendios para minimizar el riesgo de extinción de biodiversidad? La ciencia de toma de decisiones ayuda en la toma de decisiones de este tipo. La toma de decisiones formales es de gran utilidad puesto que fomenta que los investigadores y agentes de manejo se planteen explícitamente el marcar objetivos, comparar diferentes estrategias de manejo y desarrollar modelos de cambio del paisaje. Yo he trabajado recientemente en el desarrollo de métodos para evaluar regímenes óptimos de incendios para la conservación de la biodiversidad en Australia. Estoy muy interesado en el desarrollo de modelos similares con mis colaboradores del CTFC y CREAF. En pocas palabras, pretendemos integrar predicciones de distribución de la biodiversidad y diferentes escenarios de incendios potenciales en herramientas de toma de decisiones, para evaluar diferentes estrategias de manejo de incendios que ayuden a preservar la biodiversidad, incluyendo explícitamente aspectos como la incertidumbre de incendios no prescritos.

¿Cómo puede ayudar la colaboración multidisciplina en la toma de decisiones ambientales?

La colaboración dentro y entre grupos de investigación e incluso entre investigadores y agentes de manejo es importante para mejores tomas de decisiones. Por ejemplo, mi proyecto de investigación no se podría desarrollar en un único lugar puesto que requiere de expertos en modelos de cambio global, por ejemplo, que aporta mi colaboración con investigadores en Europa o expertos en el desarrollo de herramientas para la toma de decisiones, que aportan mis colaboradores en Australia. El CTFC es un lugar ideal para el desarrollo de mi investigación porque aporta la experiencia en el desarrollo de modelos climáticos y de incendios. Es muy interesante además porque en él trabajan un grupo muy diverso de profesionales, desde silvicultura a ecología acuática, investigando en problemas similares y usando herramientas parecidas a las que me interesan. Estoy interesado en crear una estrecha colaboración a largo plazo con el CTFC y el CREAF mediante publicaciones científicas, la propuesta de proyectos para conseguir financiación de Australia y Europa, la organización de grupos de trabajo internacionales en Solsona y creando oportunidades para intercambiar estudiantes entre los dos países.

¿Cuales crees que son las principales cuestiones futuras en el campo de la toma de decisiones ambientales? Los incendios afectan a la salud humana, la economía y la biodiversidad en España y Australia. Necesitamos poder responder a una gran diversidad de cuestiones tales como: ¿Cuál sería el impacto sobre la biodiversidad de un Parque Nacional si ocurriera un grave incendio forestal de 50,000 hectáreas por ejemplo?, ¿dónde y cuánto terreno debería someterse a quemas prescritas para conservar especies amenazadas de hábitats abiertos en Cataluña?, o ¿qué mezcla de regímenes de incendios ayudaría al mantenimiento de la biodiversidad en ecosistemas mediterráneos en el próximo siglo? Una forma de encarar estas cuestiones es mediante la integración de modelos de respuesta de flora y fauna a regímenes de incendios con proyecciones futuras del clima y la incidencia de incendios y análisis de toma de decisión formal. Mi interés para el futuro se centra en ayudar a los agentes de manejo en la toma de decisiones sobre cómo y dónde implementar quemas prescritas para disminuir el riesgo de pérdidas humanas y económicas a la vez que ayudar al mantenimiento de la biodiversidad en estos paisajes afectados por los incendios.

La toma de decisiones para afrontar problemas ambientales necesita de una planificación transparente e integrada entre ecosistemas terrestres y acuáticos

Entrevista, Octubre 2015

Virgilio Hermoso

Virgilio Hermoso es investigador Ramon y Cajal en el Centre Tecnològic Forestal de Catalunya desde enero de 2015. Su trabajo se centra en la planificación sistemática para la conservación en ecosistemas epicontinentales. Realizó su tesis doctoral en la Universidad de Huelva sobre ecología de peces de agua dulce del Suroeste Ibérico y su uso como bioindicadores de calidad ambiental.
En el periodo 2008-2014 trabajó en dos universidades australianas como becario post-doctoral: Universidad de Queensland y Australian Rivers Institute (Griffith University), con la que mantiene una estrecha colaboración.

 

¿En qué aspectos de la toma de decisiones ambientales trabajas?

Mi trabajo se centra en la planificación para la conservación de la biodiversidad asociada a ecosistemas fluviales. La biodiversidad acuática se encuentra en grave recesión a escala planetaria, debido principalmente a la intensa modificación que estos medios han sufrido en el último siglo. Los recursos hídricos han tenido un valor estratégico para el desarrollo y el bienestar humano y por ello los ecosistemas acuáticos han sido sobreexplotados y degradados a niveles alarmantes a niveles que amenazan no solo la biodiversidad sino los servicios ecosistémicos que nos ofrecen. Por ello es de vital importancia identificar áreas prioritarias para la conservación y la propuesta de planes de manejo que permitan mejorar la situación de degradación actual. Mi trabajo pretende ser una herramienta de apoyo para los gestores y agentes involucrados en la toma de decisiones ambientales. Dado que nuestra capacidad para encarar los problemas que sufren estos ecosistemas está limitada por la disponibilidad de recursos mi trabajo presta especial atención a análisis de coste-beneficio y optimización espacial en el uso de recursos económicos para la restauración y conservación de medios fluviales. Además trabajo en la integración del abastecimiento de recursos básicos como agua en la planificación para la conservación. Con todo ello pretendo ofrecer soluciones que se ajusten a la capacidad de manejo y que permitan compatibilizar el uso de recursos naturales y la conservación de la biodiversidad acuática.

¿Crees que España y Australia se enfrentan a problemas ambientales similares?

Australia y España comparten problemas similares relacionados con los ecosistemas acuáticos, debido a la escasez del recurso, expansión de especies invasoras o pérdida de hábitats naturales. Estos problemas se han visto agravados en las últimas décadas por la mayor recurrencia de periodos secos que ambos lugares han experimentado y el incremento de la demanda de recursos hídricos. Por este motivo, el intercambio de información entre investigadores y gestores de ambos países puede ayudar a afrontar una gestión más adecuada de ecosistemas acuáticos en un futuro próximo sujeto a los retos del cambio climático. Este intercambio incluye nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia en el uso del agua o tratamiento de residuos, hasta nuevas alternativas de gobernanza.

¿Cómo pueden ayudar la ecología especial y la toma de decisiones ambientales?

En la última década se ha producido un gran avance en el desarrollo de herramientas para ayudar en la toma de decisiones para afrontar problemas ambientales. Por ejemplo, Australia ha liderado el desarrollado nuevos métodos para la identificación de áreas prioritarias para la conservación y restauración de ecosistemas fluviales. Estos métodos y herramientas serían de gran ayuda para la planificación de planes de gestión y recuperación de medios acuáticos requeridos por la Directiva Marco del Agua Europea, por ejemplo. En aplicación de esta directiva, todos los organismos de cuenca deben garantizar el buen estado ecológico de todas las masas de agua para 2020, para lo cual deben crearse planes de gestión que se beneficiarían de una planificación adecuada siguiendo la experiencia de Australia.

¿Cómo puede ayudar la colaboración multidisciplina en la toma de decisiones ambientales?

Los ecosistemas fluviales están estrechamente ligados a los paisajes terrestres por los que fluyen. En este sentido, no se pueden descontextualizar el estado de conservación actual de los ecosistemas acuáticos de los procesos que ocurren en entorno terrestre, como pueden ser los incendios forestales o la erosión por deforestación. La ecología del paisaje terrestre y el trabajo realizado en el Centre Tecnòlogic Forestal de Catalunya puede aportar una visión holística y ayudar a comprender mejor los procesos de degradación que afectan a los ecosistemas acuáticos y, por tanto, a su recuperación.

¿Cuales crees que son las principales cuestiones futuras en el campo de la toma de decisiones ambientales?

Creo que el próximo paso en el marco de la toma de decisiones ambientales debería ir dirigido a la integración de ecosistemas terrestres y acuáticos en un único ente. Como mencionaba antes, ambos medios están estrechamente relacionados, aunque hasta el momento son gestionados de forma independiente. Si queremos mejorar la rentabilidad de nuestras intervenciones para la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos deberemos fomentar una planificación y  gestión más integrada. Esto requerirá de una mayor colaboración interdisciplinar y posiblemente nuevas estructuras de gobernanza. Por último, el incremento de la demanda de recursos (agua o madera entre otros) hará especialmente relevante la ordenación y planificación espacial, para armonizar el desarrollo con la protección y conservación de la biodiversidad.